Anterior Siguiente

AgroTeca: Más allá de la huerta.

Resumen:

Las huertas en las bibliotecas públicas llegan a proponer espacios de encuentro en dónde el acceso a la información es un medio de formación. Un espacio para cercar a la comunidad a oportunidades de desarrollo, facilitando el intercambio y la construcción de conocimientos. "Las bibliotecas han ido encontrando en un hecho tan simple como el sembrar, un acto que lleva consigo propósitos diversos y ligados, de manera entrañable al acontecer de sus territorios"

Etiquetas: Comuna13, AgriculturaUrbana, Bibliotecas, Medellín,

Fecha de Publicación: 2018-03-27 07:43:34

Compartir Twitter Facebook
“Desde las bibliotecas públicas se lee el territorio, la ciudad y sus habitantes. Por eso traemos algunas experiencias de siembra, porque por medio de ellas se vive un ejercicio interesante donde aparece un lente para observar y entender que más que tierra, lo que nos une a los seres humanos son sueños compartidos y que las diferencias que nos hacen únicos son la riqueza de un trabajo colaborativo. Así pues, que sople el viento y que ruede la veleta en donde el tiempo no solo se escribe en hojas blancas de papel, si no en verde coliflor”
Fragmento tomado del libro: “Tejiendo Saberes, Reflexiones sobre las prácticas de gestión social y cultural en las bibliotecas públicas de Medellín. Capítulo: La tierra para quien la siembra, pag. 31.
Las huertas urbanas, más que un deseo individual de quienes buscan un refugio en la ciudad, son espacios de exploración y conexión con la tierra que forman redes solidarias. Desde la agroecología, hablamos de la relación de los habitantes urbanos con su territorio, de la exploración de un modelo flexible de huerta adaptable a cualquier contexto urbano, en el que la conciencia planetaria y el cuidado de la vida sean el motor para el trabajo en comunidad y del que nace un nuevo movimiento colectivo formado alrededor de la huerta colaborativa.
Más que pulmones verdes que se incrustan en la ciudad, las huertas propician la transformación de lo urbano, de espacios que inicialmente no fueron concebidos para la siembra desde su disposición y sus convenciones. Las huertas y jardines en bibliotecas públicas surgen a partir del deseo de las comunidades por habitar e intervenir los espacios públicos, con los múltiples ecosistemas naturales y relaciones humanas que las definen: encontrarse con el otro y construir en la multiculturalidad, co-habitar con los demás seres que también necesitan de las plantas, compartir los saberes con relación a la tierra y esa nostalgia por las relaciones entre campo y ciudad que hubo en el pasado y se deben recordar para entender, transformar y habitar nuestros territorios.
Desde el 2014 se han venido anidando esas prácticas de agroecología urbana en el Parque Biblioteca San Javier por medio de la Agroteca, espacio que sus participantes conciben como el entorno en el que manifiestan y acumulan hábitos y saberes cotidianos acerca de las plantas, la siembra, el medio ambiente, el manejo de residuos orgánicos y las semillas nativas, que son el primer acercamiento a la soberanía de los pueblos y su alimentación. A través de éstos se ha podido generar una aproximación al tema de la memoria, como función vital y proceso de construcción social y colectiva.
Hoy por hoy, la Agroteca es un modelo de movilización social comunitaria en una ciudad vívida; es una huerta con memoria y además sostenible, en la que vale la pena vivir y tener una experiencia directa a un cambio de conciencia en la forma en la que nos alimentamos, sembramos y nos relacionamos los unos, los otros y la naturaleza.
Durante 3 años ha sido un lugar habitado por adultos, jóvenes y niños, comprometidos desde sus sueños con darle vida y belleza a un pedazo de tierra árida que, desde los vagones de la última estación de la Línea B del Metro Medellín (San Javier, Comuna 13) parecía sin mucha esperanza. Todo esto se debe a la motivación  y articulación que han dado otros procesos de la comunidad, pues desde hace 15 años, en La Comuna 13, muchos jóvenes a través de la siembra de “plantas de memoria” se resisten y luchan contra la fatalidad y los resquicios del conflicto armado. Desde AgroArte motivaron a muchos de los vecinos y visitantes de la Biblioteca con un mensaje de reconocimiento y apropiación del territorio que se habita: “Debajo del cemento hay tierra, y en esa tierra están nuestras raíces e  historias” para que diéramos una mirada al lugar por el que cada día transitamos y pudiéramos recuperar, a través los saberes e intenciones de los habitantes, construyendo y modificando este territorio a partir de los conocimientos de quienes tienen estas prácticas en sus casas, ante-jardines, terrazas y paredes. Aquellos que siembran y asientan sus bases en las tradiciones y hábitos sociales que han subsistido en el tiempo y se han transmitido de generación en generación, en el ejercicio de sembrar y darle productividad a la tierra, asentando huertas en todas las condiciones físicas de un territorio.

Cada miércoles en la mañana, al despuntar la aurora, en la Agroteca nos esperan personas maravillosas para enseñarnos y compartir sus saberes:

Olguita, con su infinidad de conocimientos sobre los usos de las plantas y sus recetas. También es experta/gomosa de las Pacas Digestoras.
Svetlana, nos conversa sobre la relación de las mariposas y las aves y la importancia de todos los seres en nuestra huerta.
Don Mario, no quiere dejar ninguna pequeña ladera sin la majestuosa sombra y protección de un árbol.
Gisella, siempre fue campesina y conoce todos los ciclos de cosecha que le enseñó su padre.
Alberto, inquieto por enseñarnos nuevas formas de arquitectura sostenible.
Andrés, un biólogo apasionado por los procesos de la tierra y su regeneración.
Daniela, que en cada planta relaciona sus recuerdos y vivencias.
Heriberto, el abuelo que nos quiere contar muchos cuentos e historias de la madre tierra.
Yenny, nos comparte cómo realizar un huerto vertical y medicinal.
Con ellas, muchas más personas desde lo interdisciplinario han dejado su huella en nuestra Agroteca. Así que ¡Ven sembramos juntos en el Parque Biblioteca San Javier! Leer el mundo a través de contacto con la tierra literalmente es posible.
Publicado inicialmente en: http://bibliotecasmedellin.gov.co/parque-biblioteca-presbitero-jose-luis-arroyave-san-javier/


Categorías:

Categorias
Agricultura
Agricultura Urbana
Ciudad

Yenny Marcela Valencia
Ver referencia